My Experience-

Confirm
Close

Las mejores playas de Panamá

Publicado Octubr 23, 2019 en Categories Blog Destacadas Cultural Activities

Hay quienes sostienen que el significado ancestral del término Panamá, es “abundancia de peces” o “abundancia de mariposas”. Pero esta franja de tierra que liga a los dos océanos más importantes del mundo, el Atlántico y el Pacífico, bien podría llamarse: “abundancia de playas”. Están en ambas orillas, bañadas por los dos océanos. Las hay de todo tipo. Pero todas tienen en común una impactante belleza y una poderosa presencia natural.

Las mejores playas de Panamá que recomendamos son:

  1. San Blas
  2. Taboga
  3. Contadora
  4. Coiba
  5. Escudo de Veraguas
  6. Venao
  7. Cambutal
  8. Santa Catalina

 

San Blas

Su nombre indígena es Guna Yala. Se trata de un conjunto de 365 pequeñas islas situadas lo largo de la costa caribeña de Panamá. De las 365, apenas 80 están habitadas. Pero cada una de ellas, es una pequeña explosión de arenas blancas, en medio de las espléndidas tonalidades turquesa de las aguas. La rústica belleza de las islas, junto a la sencillez de sus habitantes, hacen posible que se genere una genuina conexión entre los visitantes y una naturaleza, alejada de lujos innecesarios y ligada a la mayor autenticidad.
El archipiélago es el hogar de los gunas, creadores de las célebres molas, coloridos textiles, cosidos con diseños creativos y complejos.
El archipiélago de San Blas se ha convertido en uno de los destinos turísticos más buscados de Panamá, gracias a la belleza incalculable de sus playas de arena blanca, la paz que parece emanar de sus aguas armoniosas, los riquísimos signos de su cultura y la viva calidez de sus gentes.

Foto por Pablo García Saldaña en Unsplash

 

Taboga

Apenas 12 kilómetros separan la capital panameña de la isla de Taboga. Y sin embargo, el tránsito entre la agitada urbe capitalina y la plácida isla tabogana, parece sugerirnos que hemos ingresado a otro mundo. Sus playas son muy ricas; su pequeña población posee gran sencillez, y una historia rica en peripecias y culturas que transitaron por su territorio. Entre 1849 y 1850 Taboga se convirtió en el puerto de Panamá y en 1887, la visitó el pintor francés postimpresionista, Paul Gauguin, en su búsqueda de paisajes naturales que le sirvieran de inspiración pictórica. Por sus espléndidas playas, sus paisajes floridos, la rica vida marítima, los deportes naúticos y el avistamiento de ballenas; Taboga representa el mayor atractivo playero para los viajeros que no quieren apartarse significativamente de la capital.

 

taboga panama

Foto por Larish Julio

Contadora

En pleno archipiélago de Las Perlas (en el Pacífico panameño) Contadora es una de sus islas principales, con 11 playas, entre las que destacan Playa Cacique, Playa Larga, Playa las Suecas, Playa Ejecutiva y Playa Galeón. Puedes llegar a Contadora por vía aérea o marítima. Los vuelos duran unos 20 minutos. El ferry, que parte desde el Causeway, en la ciudad de Panamá, llega en una hora y media. La riqueza natural de la isla, invita a las excursiones y a la práctica del snorkel. Contadora posee una rica oferta en restaurantes y, si piensas en quedarte un tiempo, la propuesta hotelera incluye dos establecimientos de lujo y otros tres hospedajes.

Foto por dronepicr

 

Coiba

Se trata de la isla más grande en la región centroamericana, abarcando un área de 503 km2 en la costa del Pacífico panameño. Es parte de la provincia de Veraguas, y posee una extraordinaria riqueza natural y un pasado sustentado por una historia tenebrosa
La isla es un paraíso natural. En 2004, y luego de una intensa lucha ambientalista, se creó el Parque Nacional Coiba, parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de la Autoridad Nacional del Ambiente. Un año después, sería seleccionado como Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad. Actualmente esta área tiene un papel vital en cuanto a su posición dentro del Corredor Marino de Conservación del Pacífico Este Tropical (CMAR) que enlaza cinco parques nacionales: Isla del Coco (Costa Rica), Coiba (Panamá), Malpelo y Gorgona (Colombia) y Galápagos (Ecuador).
El lado oscuro de Coiba se desarrolló entre 1919 y 2004, tiempo en el que funcionó un penal para delincuentes de alta peligrosidad y presos políticos, considerados enemigos de los gobiernos de turno. En su momento más álgido, la isla penal mantuvo más de 3,000 presos en sus instalaciones, divididos en unos treinta campos. En la actualidad, la prisión está clausurada y sus viejas instalaciones están siendo devoradas palmo a palmo por la exuberante naturaleza.

Foto por Kristallklares Wasser

 

Escudo de Veraguas

El nombre puede resultar algo engañoso, pues la isla Escudo de Veraguas, no está realmente en la provincia de Veraguas, sino en los territorios de la Comarca Ngäbe Buglé, en los límites con la provincia de Bocas del Toro. Su ecosistema es riquísimo. Aquí podemos encontrar al perezoso pigmeo, endémico de la isla, la tortuga carey y el colibrí de pico largo, igualmente considerado endémico de estos parajes. La isla Escudo de Veraguas forma parte del “Paisaje Protegido Isla Escudo de Veraguas-Degó” y es importante para los pobladores de la comarca Gnäbe-Buglé, quienes dos veces al año acuden a la isla para pescar y extraer mangle como leña y para la construcción.
La isla está deshabitada; pero mantiene ciertas edificaciones que funcionan como estructuras de refugio durante la época de pesca.
El Escudo de Veraguas es un espacio agreste, maravillosamente conservado, con bosques que guardan verdes muy intensos, aguas cristalinas y arrecifes coloridos. Es considerada por muchos como la verdadera joya del caribe panameño.

Foto por Bernal Saborio

 

Y para los surfers…

 

Venao

Sin duda, una de las mejores playas para practicar surf en Panamá. Venao pasó de ser una playa agreste a uno de los lugares con mayor reputación para los surfers, con olas que abarcan diversos índices de dificultad, desde las más adecuadas para los novatos, hasta las que se ajustan a los surfers más experimentados. Desde que el sol se asoma, los buscadores de olas ingresan en el mar en busca de la ola que se acerque lo más posible a la perfección. Si en algún momento te cansas de cabalgar las olas, Venao te ofrece ricas opciones, como una visita a Isla Iguana, giras de canopy en la península de Azuero o un día de pesca en Isla Cañas. Y si todavía no cumples con tus necesidades de relajación, puedes probar las clases de yoga. Y si necesitas mayores niveles de aventura, tienes diversas islas poco conocidas, que podrías explorar.

Foto por Austin Neill en Unsplash

Cambutal

A cambio de ser menos conocida que Venao, Cambutal te ofrece playas con muchos menos visitantes, y una línea costera que se extiende a lo largo de muchos kilómetros. Cambutal es una invitación a desconectarte de la manera más profunda, mientras sales en la búsqueda de olas excelentes sin preocuparte por multitudes de sufers.
Como en las otras playas panameñas que te recomendamos, Cambutal tiene una fuerte presencia natural. Olas, aves, vegetación, son elementos capaces de relajarte y llenarte de vigor al mismo tiempo.

 

Foto por Austin Neill en Unsplash

Santa Catalina

Se trata de un pueblo de pescadores situado en el Pacífico panameño. Las olas de Santa Catalina están incuestionablemente entre las mejores de la región. Poseen fama internacional y atraen a surfers de todas partes. Entre sus playas destaca con nombre propio La Punta. Es la playa que se ajusta mejor a los surfers experimentados, mientras El Estero es la playa perfecta para principiantes o aprendices, en gran medida debido a las dimensiones de sus olas. Las olas de La Punta son poderosas y rompen con precisión extraordinaria durante la temporada que se desarrolla entre abril y octubre. La Punta es también una playa excelente para subirte a un kayak o navegar placidamente en un paddleboard.
Pero si las olas de La Punta son muy avanzadas para tu nivel, Playa Estero situada en el otro extremo del pueblo, ofrece olas ideales para principiantes o aprendices. No estás obligado a viajar con tu propia tabla. En la misma playa, puedes alquilar una tabla por una módica suma. Además, si nunca antes te entregaste a las olas, te sugerimos que tomes una breve clase para desarrollar la técnica suficiente que te permita disfrutar de los poderes marinos.
Te sugerimos permanecer muy atento a las mareas. Durante la marea alta, Playa Estero se reduce a muy pocos metros de arena. Pero durante la marea baja, se descubren metros y metros de arenas negras que generan bellos reflejos y de paso sirven como canchas donde se juegan numerosos y entusiastas partidos de fútbol.

Foto por Alex Proimos