Aquí venía a leer el profesor Demetrio. La tranquilidad que no hallaba en el fragoroso bullicio de su casa, la encontró en el apartamento No. 2. Una vez al mes, traía su baulito con libros. Armaba una sala placentera con esa modesta biblioteca y con una palabra dominante: paz.