Elegante, de piel muy oscura, don Luis trabajó como pianista en los años del cine mudo. Además, recorrió una buena porción de los Estados Unidos como parte de su trayectoria musical. Pero no le gustaba hablar de esos tiempos. Prefería la memoria, el silencio.