Hans Ullmer llegó a Panamá en 1934. El gobierno nacional lo salvó de las garras nazis otorgándole un pasaporte panameño. Era una eminencia en sociología y enseñó en la Universidad Nacional, que entonces funcionaba de noche en el edificio del Instituto Nacional. Por gratitud se quedó unos años antes de ser cautivado por una gran universidad norteamericana.