Juana María Orduña jamás pisó la selva. Pero cada vez que ingresaba en la casa de Clementina Herrera sentía el fogaje tropical gracias a la exuberancia de su pequeño jardín interior. Por eso, el Studio No. 8 se convirtió en su hogar.