A ella le gustaba que lloviera. A él le daba igual. Venían cada seis meses y pasaban juntos un fin de semana. Todavía profundamente enamorados. Aunque casi nunca de acuerdo.